jueves, 1 de mayo de 2008

Experto de la ONU califica de falaz discurso de Wilson Reyes

NUEVA YORK / Bartolomé Clavero, profesor de derecho internacional y miembro del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de Naciones Unidas, denunció que los estados de Chile y Colombia utilizan argumentos "perversos" para justificar la poca voluntad de sus gobiernos para ratificar y adecuar instrumentos internacionales del derecho de los pueblos indígenas, en sus respectivos países.
Clavero calificó de falaz la argumentación chilena, desmintiendo que se haya ratificado el Convenio 169, tal como lo aseguró verbalmente al VII Foro Permanente el director de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (CONADI), Wilson Reyes, en la sesión matinal del 24 de abril. "Es falso que Chile haya ratificado el Convenio, porque esa ratificación no está depositada en la OIT", señaló Clavero, en alusión al incumplimiento de un requisito indispensable para tal procedimiento. "Existe una aprobación (parlamentaria) de este Convenio previa a este Foro, pero mientras no se deposite su ratificación en las oficinas de la OIT, esta no existe", indicó.
Chile, subrayó, no ha presentado un informe escrito al VII Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas y tampoco ha ratificado los derechos de los pueblos indígenas en su Constitución Política, que data del año 1980. "El supuesto avance de Chile en la ratificación del Convenio 169 contempla algunas 'reservas' que han sido llamadas 'declaración interpretativa'. Estas reservas van contra la eficacia interna plena del propio convenio y que impide la aplicación judicial de los derechos contemplados en este", enfatizó el experto de la ONU.
"La pretensión del vocero oficial del gobierno de Chile de aparentar que el Convenio en Chile está ratificado fue una coartada para no tratar el problema de fondo de la situación de los pueblos indígenas en Chile", indicó Clavero. El especialista denunció -en entrevista a Servindi- que "en Chile existen políticas de aprovechamiento intensivo de recursos naturales, y se están concesionando de forma indiscriminada recursos como la madera, lo que están produciendo micro cambios climáticos, mucho más perjudiciales que el macro cambio climático".
"Estos microcambios climáticos destruyen el medio ambiente, el hábitat de comunidades indígenas y están propiciando la desaparición de comunidades enteras como el caso de los mapuches en la IX región". Para Clavero existe la presunción dudosa de que Chile haya ratificado el Convenio 169 de la OIT pues solo ha presentado un informe oral que oculta problemas específicos de fondo. En percepción de Clavero, Chile estaría intentando utilizar el Convenio 169 como un escudo contra otros instrumentos y así bloquear un estándar superior de derechos como los contenidos en la Declaración Universal de Derechos de los Pueblos Indígenas, aprobada en septiembre de 2007.

Situación de Colombia

"Colombia es el único país de América que se abstuvo de votar la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas con el argumento de que determinados artículos de la Declaración van en contra de su Constitución Política. Pero precisamente, el derecho internacional ha surgido y se ha desarrollado debido a que existen Estados que no garantizan debidamente los derechos fundamentales del ser humano y el derecho internacional define un estándar de dichos derechos. En consecuencia, si las normas de un Estado no cumplen esos estándares, son las leyes o la Constitución las que tienen que adecuarse a dichos estándares", expresó Clavero.

El experto advirtió que el representante del Gobierno de Colombia en la sesión del jueves 24 de abril añadió un argumento "extremadamente perverso" al utilizar el Convenio 169 de la OIT, para justificar la no aplicación de la Declaración. Según Colombia: "el derecho indígena a la consulta" en su país, está contemplada en las leyes, y por lo tanto ya se esta cumpliendo con el Convenio. Es decir: como el Convenio169 solo exige la consulta, seria contraproducente aceptar "el consentimiento previo, libre, e informado" que exige la Declaración.

Para el funcionario de las Naciones Unidas se trata de una sucesión de despropósitos y de argumentos inconsistentes que tienen la finalidad de legitimar políticas y leyes, que al contrario, vienen atacando los derechos de los indígenas colombianos. Dichas leyes, determinan que: "los recursos pertenecen a la nación y por lo tanto no pueden pertenecer a los indígenas", y al mismo tiempo alientan el aprovechamiento de los recursos naturales por lo que vienen atentando sistemáticamente los derechos de los pueblos indígenas.

"Esta actitud esquizofrénica es típica de algunos estados americanos que se muestran favorables a los derechos indígenas a nivel internacional para encubrir las normas nacionales en contra de los pueblos indígenas", finalizó el experto / AZ

www.azkintuwe.org