sábado, 16 de febrero de 2008

Chile/ Líder mapuche: “La solución es la autonomía”


Por: Laura Corvo

SIEC. Actualidad Étnica, 11/02/2008. Desde hace algunos meses, las reivindicaciones indígenas que tienen lugar en Chile, se han convertido en una verdadera pugna con el gobierno de Michelle Bachelet. Una coyuntura de confrontación que se ha visto marcada por el fin de la huelga de hambre de más de 100 días de la activista Patricia Troncoso y por un clima de conflicto social con tintes económicos y políticos. Ya se han producido incluso episodios de violencia en lo que parece una radicalización de la lucha del pueblo mapuche.

Aucan Huilcaman, el Werkén (jefe) del llamado Consejo de Todas las Tierras, ha hablado con Radio Nederland sobre su visión del ya histórico malestar de la causa mapuche ante la falta de reconocimiento de sus derechos.

Principales reivindicaciones

Huilcaman se declara de nacionalidad mapuche. En total, se estima que alrededor del 6% de la población chilena pertenece a ésta etnia. Desde hace años, el líder indígena ha capitaneado el movimiento hacia lo que él llama la "legítima reacción de los comuneros mapuches" ante la resistencia de los estados chilenos post-dictadura, por reconocer a los indígenas. "Éstos gobiernos han puesto en la balanza proteger el capital trasnacional o reconocer los derechos colectivos de los indígenas y la balanza se ha ido al otro lado en desventaja nuestra", afirmó el representante mapuche.

Según Aucan Huilcaman, ésta es la situación que les ha llevado a proclamar la afirmación permanente de sus derechos, llegando a una situación de tensión institucional absoluta en estos momentos. De hecho, para el movimiento mapuche, existen cuatro reivindicaciones básicas: "Primero, restituir las tierras usurpadas, tierras que hoy están en manos de no indígenas. En segundo lugar, el derecho al territorio. En tercer lugar, el derecho a la conformación de un gobierno autónomo mapuche y, por último, revisar la presencia de las compañías empresariales en territorio mapuche bajo el principio de responsabilidad social empresarial", enumeró el líder mapuche.

Criminalización del Pueblo Mapuche

Con el fin del régimen militar chileno en 1990, gran parte del movimiento mapuche comenzó a reivindicar sus derechos sociales, políticos y territoriales a través de protestas que muchas veces fueron calificadas de violentas.

La respuesta estatal ante éstas manifestaciones fue la de mantener ciertos conceptos y leyes más propios de un régimen dictatorial que de una democracia. Es el caso de la aún vigente Ley Antiterrorista: "La ley antiterrorista fue creada para aplicar a los llamados enemigos internos y quedó como un compromiso para salvaguardar algunas situaciones propias del régimen militar. Hoy en día se le está aplicando, como enemigo interno, al pueblo mapuche. Esa ley es fuertemente cuestionada porque es ilegítima y contraria a cualquier principio de derecho humano", comentó Huilcaman.

Basándose en ésta ley, son muchos los mapuches que hoy continúan cumpliendo condena con éstas premisas, bajo la mirada atónita de la comunidad internacional. Con la huelga de hambre de más de 100 días de Patricia Troncoso, activista política por la causa mapuche, la tensión se ha intensificado en los últimos meses: "Ella se encuentra en una etapa de cumplimiento de sus compromisos y en una etapa de recuperación", afirmó el máximo líder mapuche, "y lo que ha hecho es dar cuenta de la arbitrariedad que implica la aplicación de la ley antiterrorista en Chile, que vulnera el debido proceso y que causa muchas complicaciones para hacer prevalecer sus derechos en un tribunal".

Apoyo Internacional

Según el máximo líder del movimiento mapuche, el punto de inflexión para el reconocimiento de los derechos de su pueblo ha sido la reciente aprobación, por parte de las Naciones Unidas, de la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos Indígenas. En éste documento se incluye, por primera vez, un argumento válido a nivel internacional sobre el que sentar las bases de su afirmación como colectivo. Para Aucan Huilcaman, la declaración tiene claramente como destinatarios a los pueblos indígenas, "pero depende exclusivamente de nosotros la utilidad que le damos", aseguró.

Recientemente, la causa mapuche ha recibido el apoyo de organismos internacionales de derechos humanos y de la Iglesia Católica, quienes han estado cuestionando la actuación del gobierno y las leyes del país. Ante ésta presión internacional, el gobierno chileno ya ha puesto en marcha algunas iniciativas. De hecho, se acaba de instituir en el país la figura del Alto Comisionado para Asuntos Indígenas. El líder del Consejo de Todas las Tierras cree que se trata de un tímido intento por acercarse al movimiento, pero que es "una figura relativamente significativa que da la oportunidad para que veamos si existe posibilidad de avance", afirmó.

Por otra parte, aunque las comparaciones son odiosas, es inevitable hablar del avance de los derechos de los pueblos indígenas en otros países de América Latina. Lo cierto es que son muchas las democracias latinoamericanas que ya han introducido reformas constitucionales que promueven la igualdad y la participación política de éstos colectivos. No es el caso de Chile: "No hay reconocimiento constitucional y todos los derechos han sido diluidos. Chile es de los pocos países en América Latina que mantiene a los indígenas en una situación de absoluta desprotección institucional", constató Huilcaman.

Solución = Autodeterminación

En su lucha por obtener el reconocimiento y la representación institucional del pueblo mapuche, Huilcaman ya intentó acceder a la esfera política en 2005. Pero no consiguió reunir los apoyos necesarios para presentarse como partido político.

Hoy por hoy, la situación continúa siendo difícil, la confrontación con el gobierno se ha intensificado y sus derechos siguen sin tener un reconocimiento "legal". Para el pueblo mapuche, esta situación no hace sino reafirmar sus reivindicaciones. De ésta forma, según Huilcaman, la única solución que contemplan y que van a llevar a cabo, va a ser la autodeterminación, la conformación de un Gobierno Autónomo Mapuche. "En 2010, en el marco del Bicentenario, instalaremos un gobierno Mapuche desde en Bíobio al Sur", aseguró Aucan Huilcaman, "es la única solución institucional para poder prevenir y resolver el conflicto que hasta el momento no tiene cabida en el estado chileno".


Fuente: http://www.informarn.nl/informes/americas/chile/act080207-mapuche-chile