jueves, 3 de julio de 2008

El Nacionalismo Vulgar y el Racismo

Mario Blacutt Mendoza

El marxismo parte de la premisa de que el racismo es una expresión de la lucha de clases y sus fundamentos se basarían en la lucha de clases, producto del antagonismo "histórico" del proletariado y la burguesía

Esta visión, la de luchas de clases, no se sostiene en la época en que los países europeos empezaron con su proceso de colonización, sobre todo, cuando en 1885 las potencias de entonces y EE.UU deciden repartirse el África

Así, en ese año, Leopoldo II, rey de Bélgica, tomó como propiedad privada el Congo; un señor, Cecil Rhodes, hizo suyo el país que ahora conocemos como Rhodesia y Marruecos fue un protectorado de Francia y de España

El primer gran genocidio del siglo XX fue la matanza de dos poblaciones enteras, Herero y Namaqua, por inanición y envenenamiento del agua, iniciativa de los alemanes

Estos crímenes no emergían de la lucha de clases, sino de la avaricia de unos países en su afán de apropiarse de las riquezas de otros; los países avasalladores tenían a su propio proletariado a favor de los genocidios

El "Internacionalismo Proletario", tan caro a la ideología marxista, nunca ha ido más allá de la pía intención escrita en un papel, porque si bien hay contradicciones entre empresarios y proletarios en un país, también las hay entre los proletarios de un país rico y los de un país pobre

Estas confiscaciones de países enteros, tenían como base los deseos de apropiarse de los recursos naturales de las regiones colonizadas y de explotar al máximo la mano de obra como esclavos, no como proletarios

Para ello, en función de la siempre extraña "ética" de los seres humanos, se hizo grandes promociones mundiales en las que se hacía saber que los colonizados eran subhumanos

Un ejemplo de ello es el que dio Karl Hagenbeck, propietario alemán de zoológicos, que tuvo la idea de presentar personas de algunas regiones colonizadas, en lo que llamó los zoológicos humanos

Las poblaciones de las principales capitales del mundo europeo acudían a estas exposiciones en las que se mostraba, v.g, "al eslabón perdido", un habitante de la tribu nuba, junto con un orangután, en la misma jaula

No es necesario referirnos a los indios del nuevo continente, a quienes se les acusó de no tener alma, ni a la actitud de los nazis, que quisieron rivalizar con los judíos en el asunto de ser "el pueblo elegido"

En la actualidad, las cosas han cambiado un poco; la toma de conciencia de los pueblos oprimidos de que tienen derechos constitucionales, al igual que todos, ha hecho que estas increíbles aberraciones cedieran en algo

El racismo, como doctrina del "grupo superior" con relación a los demás, y la supuesta obligación de matar o esclavizar a los "inferiores" ha cambiado para convertirse en una forma de lo que yo llamo El Nacionalismo Vulgar

He creado este vocablo, "Nacionalismo Vulgar", para referirme a la doctrina que, entre otras, tiene las siguientes características:

Desde el punto de vista filosófico, el Nacionalismo Vulgar cree que el mundo está dividido en grupos descendientes de diferentes raíces, que cada uno tiene deseos de dominación y el deber de sobrevivir como grupo

Desde el punto de vista político, postula que en la lucha por el deber sagrado de sobrevivir como grupo, todos entran en contradicción antagónica y deben luchar entre ellos hasta que los "superiores" se impongan y exploten a los "inferiores"

Desde el punto de vista económico, el Nacionalismo Vulgar afirma que lo que pierde un país es ganado en forma absoluta o relativa por los demás y que esto debe evitarse a toda costa

De esta manera, el racismo puro de antaño se convierte más bien en una lucha por intereses económicos, pero no al estilo de los viejos marxistas, de la lucha de clases, sino a una nueva relación: la lucha de culturas

Desde este punto de vista, diremos que el marxismo tiene parte de la razón: el racismo es una manifestación de los intereses económicos, pero no tiene razón al pretender identificar que es una expresión de la lucha de clases

Yo no creo que el racismo se genere entre el antagonismo (par mí artificial) de empresarios y trabajadores, pues muchos indígenas son empresarios en la actualidad

Más bien opino que el racismo es un producto de la lucha que en esta parte del continente se desarrolla desde la Colonia: los deseos de los pueblos originarios de recobrar sus tierras, las que, en su percepción, estarían en manos de los terratenientes
Saludos
Blacutt
Enviado por: Mario Blacutt. mario.blacutt@gmail.com