jueves, 12 de junio de 2008

LOS “ARIOS” CRIOLLOS Y EL RACISMO

Mario Blacutt Mendoza
Los historiadores y antropólogos dicen que los arios fueron una civilización que invadió la India, muchos siglos antes de nuestra era y redujo a los pueblos originarios indos a la esclavitudSe consideraban como miembros de otra especie superior, por lo que sentían la obligación de esclavizar a los que, supuestamente, no tenían ese privilegio y por lo tanto, debían vivir dominados como esclavosLa estructura social de la India viene desde entonces, junto al contenido de los Vedas, el libro religioso de los arios y que segregaba a la población en castas, desde la de los guerreros y sacerdotes hasta los “intocables”Las castas superiores y dirigentes estaban conformadas sólo por los arios; las “inferiores” y los “intocables”, última base de la pirámide, se estructuraban sobre las otras razasHabía severos castigos para las personas de castas superiores que confraternizaran con las inferiores y pena de muerte para quienes contrajeran matrimonio entre hombres y mujeres pertenecientes a diferentes castas Los nazis alemanes decidieron que ellos, por su “innegable superioridad” sobre las otras razas, tenían el deber de esclavizarlas y depurar a la “verdadera” especie de estas deformaciones en la evolución humanaLos judíos fueron las víctimas más cercanas de los nazis, a quienes clasificaban como una subespecie y a quienes había que aniquilar para evitar la “degeneración” de la especieJoseph Arthur de Gobineau, filósofo francés, (1853-1855) fue el primero que sistematizó la doctrina del racismo sobre todos los antecedentes fragmentados que había hasta entoncesEl racismo de Gobineau se consolidó en 1899 cuando Houston S. Chamberlain publicó su obra Los Fundamentos del Siglo XIX, en la que se intensifica el supuesto papel de los germanos como raza superiorEran “superiores” decía, porque habrían sido descendientes y representantes auténticos de la "raza aria", conformada con hombres y mujeres blancos, rubios, altos, de ojos verdes o azules y fuertes
Quienes vemos fotografías de Hitler, o Goobles, v.g, no podemos explicarnos cómo era que dos exponentes de un innegable mestizaje de pigmentación , pudieran haber sostenido que eran rubios y de ojos azulesPara mostrar la “superioridad aria”, en 1936 los nazis resucitaron los Juegos Olímpicos, suspendidos desde 1916; el objetivo era demostrar que ningún “ario” podía ser derrotado por miembros de otra “especie”Cuando las Olimpiadas terminaron, se descubrió que un negro norteamericano, Jesse Owens, no sólo debía ser ario, sino también nombrado Canciller de todas las Alemanias, por la superioridad que demostró ante los anfitriones y ante el planeta entero, lo mismo que sus otros compañeros afrosPero hay algo que debemos sacar de la experiencia nazi: la diferencia entre lo que es racismo y lo que es sólo un litigio de intereses entre diferentes grupos humanos Los nazis odiaban “al judío”, no porque eran “tales o cuales”, sino simplemente porque eran judíosAunque físicamente no había una diferenciación clara entre un judío y un alemán (Hitler es un ejemplo) bastaba que un germano se enterara que su mejor amigo era judío, para odiarlo a muerteEso es racismo; el odio a todos los miembros de un grupo socio-cultural por razones que varían de acuerdo con el proceso y las relaciones históricas entre los diferentes grupos humanosDesde ese punto de vista, en Bolivia habría dos clases de rechazo entre sus grupos socialesTomemos como ejemplo a los que se identifican como “blancos”Entre éstos hay quienes odian al Indio por el solo hecho de ser Indio: éstos, al igual que los nazis, son verdaderamente racistas, pues practican el racismo verdaderoLa mayor parte de los demás no odia al Indio por ser Indio, sino porque considera que son “tales y cuales” y sobre todo, porque les quieren arrebatar sus tierras Aquí podemos ver que hay un rechazo al Indio porque son “tales y cuales”, pero que “con la debida educación y capacitación” se podría “eliminar esos rasgos negativos del indígena
En este caso, el rechazo al Indio incluye supuestas causas, pues emergería por que “los Indios” serían tales y cuales; es decir, se rechaza al Indio con “adjetivos” a diferencia de los nazis, que rechazaban al judío sin necesidad de recurrir a un calificativoSobre el particular debemos aclarar que desde la Colonia hasta hace unas pocas décadas, los españoles primero, y los criollos después, practicaban un verdadero racismo contra el Indio: lo odiaban por ser Indio, por nada másPero, desde hace unas pocas décadas, los “blancos” criollos que practicaban este racismo empezaron a perder prestigio y autoridad a favor de quienes consideran que hay antagonismos entre ellos debido a diferencias culturales y de intereses económicosPor ello es que consideramos importante preguntarles a esta nueva generación de “criollos blancos” si consideran que los calificativos negativos con que identifican al Indio son inherentes a la calidad de Indio o son relativos, en el sentido de que en cada grupo humano del planeta hay los “tales y cuales”La inmensa mayoría seguramente nos responderá que no consideran que esos calificativos son inherentes a la condición de Indio sino que son generales a la misma condición humana, algo que nos alegrará, sin dudaLo mismo nos dirán los indígenas con relación a los k’aras: muy pocos serán odiadores de los k’aras por el simple hecho de ser k’aras; al contrario, los detestaránn porque serían “tales y cuales”En realidad el verdadero racismo, es decir, el de odiar al Indio por ser Indio, de una parte, o al k’ara por ser k’ara, por la otra, existe marginalmente en Bolivia, especialmente luego de que nos damos cuenta de que el mestizaje es “el tercero incluido” en la lógica de la evolución histórica nacionalEse racismo ya pasa a ser parte del pasado, cuando no se expresaba sólo a partir de actitudes discriminatorias, sino de verdadera exclusión; recordemos que se discrimina a personas, pero que se excluye a grupos enteros
Si analizamos con mayor detenimiento, veremos que los grandes antagonismos existentes en el país no provienen del racismo, sino de intereses de poder, de prestigio social y de derecho a mayor propiedad por parte de sus grupos humanos que componen nuestra estructura poblacionalEso podemos solucionarlo a través de una visión de complementos; en cambio el racismo no puede ser solucionado con nada, sólo la historia se encarga de superarloPor último, recordemos que los científicos ya han dado su palabra definitiva: todos, absolutamente todos los seres humanos, venimos del Africa, la tierra de los hombres de tez oscura y del cabello rizadoLa ciencia ha dicho que provenimos de las mismas raíces y del mismo tronco; la geografía y la historia han hecho las ramas, pero la savia que corre por raíces, tronco, ramas, hojas, fruto y semilla, es la mismaYa es tiempo de que empecemos a entenderlo con satisfacción y optimismo.
Saludos
Blacutt